STONBERG EDITORIAL

Gran Via Corts Catalanes 636, 4t 2a - 08007 Barcelona (Catalunya)

T. 933 175 412 - info@stonbergeditorial.com - www.stonbergeditorial.com

© 2019 STONBERG EDITORIAL

EL ZAGUÁN DE LOS BESOS ESQUIVOS - Franc Murcia

20,00€Precio

Tres hombres, dos secretos, un deseo.

¿Quieres hojear el libro? Marca aquí

 

 

Arturo acaba de enterrar a su esposa y tras descubrir una enigmática foto de ella decide iniciar una búsqueda y emprende un viaje. Para él «vivir es la forma en que a uno le afecta la pérdida». 

En su periplo, une sus pasos a Antonio, un profesor de literatura jubilado y amante del Quijote que intenta escapar del acto que truncó su suerte y a Daniel, un viejo truhan que conoce todas las malas artes y ayuda a desvelar el secreto que esconde aquel retrato. Los tres sexagenarios, recluidos en sus respectivos zaguanes, encarnan un comportamiento y unos valores, tan sencillos como firmes, abocados a desaparecer.

Ha llegado la hora de pasar a la acción y dejar atrás los fantasmas del pasado. No importa el destino, tan solo emprenden una huida de sus actuales vidas y, para Arturo, «crecer era perder y él ya había perdido demasiado...». 

En busca de la respuesta al tesoro que esconde aquella vieja foto correrán aventuras y desventuras por las tierras donde tuvieron lugar las andaduras del Quijote. Con la sabiduría que aportan las pérdidas y la ilusión por un mañana sin ayer vivirán grotescas situaciones que inflamarán sus espíritus y crearán unos lazos necesarios entre ellos.

 

En esa huida, y guiados por la fuerte mano de Daniel, encuentran las respuestas o dejan de tener importancia las preguntas y descubren que para morir, o para traspasar el zaguán, no importa el perdón, tampoco la verdad ni la paz. Ni el olvido.

 

El desenlace, sorprendente, es un precioso colofón capaz de alterar la percepción de todo lo leído anteriormente. Un enfrentamiento al pasado, a lo establecido, a las carencias, a los miedos y, en definitiva, a la vida... «Tras las lágrimas vino el alivio y la calma. Recordó la piel de Adela, salpicada de puntos suspensivos y una mancha de tinta derramada. Se preguntó si eso sería el amor, añorar lo que ya no volverá...»